Menos es más. Mucho más

El retorno de Rubén Pozo a los escenarios demuestra que los viejos (y delgados) rockeros nunca mueren. El que fuera el cincuenta por ciento del grupo de pop-rock español Pereza, ha pasado el último año recorriendo la geografía española para presentar ‘Lo que más’, su primer disco en solitario. El pasado viernes dos de octubre visitó Córdoba y electrificó la discoteca Palazzio que, abarrotada, no paró de corear sus nuevos y, sobre todo, viejos éxitos.

Rubén PozoRubén Pozo Prats, (Barcelona, 1975), encaró el concierto con su particular sentido del humor, que se centra básicamente en reírse de uno mismo. Su afinidad con el público fue tal que más de uno se permitía el lujo de charlar con Rubén. Éste, solo en el escenario, brindó un concierto cuya primera mitad fue acústica y la segunda, eléctrica. Flanqueado por dos guitarras y una silla (que apartó a las dos canciones) y, tocado con una chaqueta de lentejuelas, decidió comenzar su show con Nombre de canción. El primer tema de su disco fue el elegido para que el público presente cesara la charla y se hiciera el silencio en la sala. Poco a poco, las notas derramadas por la acústica de Rubén encendieron las gargantas de las seguidoras más fieles, que apoyaron al artista ante la ausencia de su banda. A ellas fue a quiénes dedicó su siguiente tema “con el permiso de los chicos, que no se me pongan celosos que ahora les dedico una a ellos”, dijo, y comenzó Chavalita. Para los chicos, Mañana será otro día.  La siguiente canción, Rucu Rucu, “es una canción triste”, explicó. “Hay dos tipos de canciones, las alegres y las tristes, y ésta habla de ese momento en el que quieres dejar a alguien pero, ya sea por cobardía o por miedo, no lo haces”. Con el ánimo por las nubes y el público en el bolsillo, Rubén remató. Así, comenzó a sonar Horóscopo, una de las primeras canciones de Pereza, con la que se quitó la chaqueta, apartó la silla y brindó con los presentes. Acto seguido cogió su Fender.

La segunda parte del concierto, marcada por la electricidad y el amplificador, hizo las delicias de los más rockeros a la par que nostálgicos. Mientras se metía el público en el bolsillo al contar historias de su infancia, “tripití tercero de BUP”, los temas de Pereza (Pirata, Matar al cartero, Margot o Pelos de Punta) se mezclaron con el resto de canciones de su último disco. De éstas, destacan Ozono, Invierno o Como cualquiera, la última que el artista de Alameda de Osuna brindó a los presentes.

Rubén Pozo sigue mostrando al mundo de la música que es muy bueno haciendo canciones, y que gran parte de la culpa del éxito de Pereza es suya. Si bien con su anterior grupo veía cómo la discográfica desechaba sus canciones por ser poco comerciales, con la libertad que le da ser su propio jefe ha explotado su rock and roll. De esta forma, sigue ganándose el aplauso de los numerosos seguidores que piensan que las maneras de Rubén pasan por sus letras, su falsa timidez y, por encima de todo, su música.

FUENTES:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s